Home Acerca de Personarte Donaciones Mapa del Sitio Enlaces Recomendados Libro de Visitas Contacto
PersonArte Artículos Personarte


Artículos     

Luz y oscuridad en el Eneagrama

Una interpretación gráfica del Vacío y el Color

Eneagrama de color
© ianakarina


Algunas analogías previas

La idea de representar el eneagrama como un símbolo luminoso, surgió del estudio y observación de dos teorías complementarias.

El Lado Oscuro de la LunaLa primera es la ley física de descomposición de la luz blanca a través de un prisma. Tal como aparece representado en la carátula del disco El Lado Oscuro de la Luna - de Pink Floyd - el prisma de cristal es el cuerpo geométrico que permite mostrar la luz en todo su amplio espectro. La oscuridad eclipsando la fuente de luz es el concepto más importante de las letras de este album.
La imagen bidimensional del prisma recuerda el triángulo central del eneagrama.

La segunda teoría surge del artículo "El Hueco Oscuro del Eneagrama" de Judith Searle, publicado en 1997. Aquí se plantea la hipótesis de que el espacio vacío que queda entre los puntos Cuatro y Cinco corresponde al vacío existencial, representado por la oscuridad absoluta. En contraposición, el punto Nueve corresponde a la inundación de luz blanca.

Entonces, el problema de diseño a resolver consistía en conciliar ambas teorías para lograr una sola imagen sintética, manteniendo por supuesto el diagrama básico del Eneagrama.

Las preguntas a responder eran: ¿qué color de luz corresponde a cada eneatipo?, ¿cuál sería la representación de la oposición luz-sombra?.


El Hueco Oscuro del Eneagrama

"Así como la luz es inconcebible sin la oscuridad y el sonido es inconcebible sin el silencio, así la vida - en sus nueve aspectos básicos como está trazada por el Eneagrama - es inconcebible sin la muerte". (Judith Searle)

El eneagrama es un símbolo que describe la energía y el movimiento de la misma en el universo, por tanto es capaz de describir todo aquello que tiene vida.

En el centro del círculo se encuentra la esencia pura, desde donde nace el resto del eneagrama como una danza alrededor de este eje. El primer triángulo representa la Ley de la Creación con sus tres fuerzas fundamentales: la fuerza activa, la fuerza pasiva y la fuerza neutra; instinto, sentimientos y pensamiento. Luego aparece la héxada o Ley de Orden, que representa las fases por las que atraviesa todo proceso en la naturaleza. Llama la atención los puntos que aparecen unidos o relacionados psicodinámicamente ( 1-4-2-8-5-7-1), quedando entre los vértices 4 y 5 un gran espacio vacío. Esta configuración le otorga al eneagrama una clara falta de simetría entre la mitad superior y la inferior. ¿Por qué?

En el interesante artículo de Judith Searle [1], a este espacio se le denomina "el hueco oscuro del eneagrama", recibiendo también otras denominaciones como: el vacío existencial, el silencio, la oscuridad, el abismo, la muerte.

La autora sugiere que los eneatipos Cuatro y Cinco tienen como ala el vacío existencial. Recordemos que estos eneatipos son especialmente vulnerables a la pérdida de identidad o a la "pérdida del sí mismo".

El miedo a la muerte y al vacío nos angustia a tal punto como seres humanos, que cada uno de nosotros se inventa una identidad o estrategia para sortear esta sensación y oponerse a la nada. En directa oposición al hueco oscuro del eneagrama, está el eneatipo Nueve que combina las estrategias del resto de los eneatipos para negar los aspectos negativos de la vida.

Searle hace dos interesantes analogías para explicar la complementariedad entre el eneatipo Nueve y el vacío, éstas son: sonido/ silencio y luz/ oscuridad.

"Cada uno de los puntos del Uno al Ocho posee una visión sesgada de la realidad (como si viese la realidad iluminada por la luz de un color particular, de manera tal que no sea posible, para cualquiera de estos puntos, ver la realidad en su verdadero aspecto). Directamente opuesta a la oscuridad absoluta del hueco está la luz blanca del Nueve que combina todos los colores de los otros ocho puntos. El Nueve se deslumbra tanto que la imagen de la realidad se disuelve en la luz y no puede enfocarse claramente. Así que la visión de la verdad para el Nueve, a la larga está tan distorsionada como lo está para los otros ocho tipos."

Si representamos la oscuridad penetrando desde la zona inferior del eneagrama - como un corredor de intercambio entre el exterior y el interior- y la luz como un rayo que se potencia desde la zona central hasta la cúspide (punto Nueve), la pregunta que queda sin responder es: ¿qué color del espectro corresponde a cada eneatipo?


A la luz del Eneagrama

"En los reflejos cromáticos se nos da la vida" (Goethe)

Siguiendo con la analogía luz-oscuridad, aplicaremos la teoría del color al eneagrama. Puesto que el eneagrama nos ilustra los procesos de la vida, entonces tiene que ser capaz también de clarificar las leyes del círculo del color.

Para poder percibir el color es necesaria una fuente luminosa. Sin luz no hay percepción visual. En 1704 Newton usó un prima de cristal para analizar el fenómeno de los colores y estableció el hecho sorprendente pero irrefutable de que la luz blanca del sol, estaba compuesta por una serie de colores diferentes como se observa en el arcoiris. Este conjunto de rayos se denomia espectro.

Si disponemos el espectro en forma circular y dividimos al círculo en tres, aparecen ante nosotros los colores primarios y secundarios, además de la héxada que contiene colores combinados.

Rueda de color

Para obtener la luz blanca nuevamente, pensemos en tres focos de luz de color (naranjo, verde y violeta: modelo RGB) apuntando sobre una superficie blanca en la oscuridad. En la zona donde los tres haces se superponen se forma la luz blanca. Esta mezcla aditiva permite recuperar la luz desde la oscuridad.

Mezcla aditiva

Para lograr el diseño final de la figura del eneagrama, aplicamos los haces de luz de acuerdo a esta mezcla aditiva. Las cualidades de cada color aparecen muy bien explicadas en el siguiente cuadro:

Eneatipo Color Cualidad
Puntos 1 y 2 Violeta Oscuro, frío. Color activo de la oscuridad.
Punto 3 AZUL, color primario (el alma, el inconsciente). Oscuro, color activo de la oscuridad, polo frío del espectro.
Puntos 4 y 5 Verde Intermedio, mezcla inactiva de luz y oscuridad.
Punto 6 AMARILLO, color primario (Espíritu, onciencia). Brillante, color activo de la luz, polo cálido del espectro.
Puntos 7 y 8 Naranjo Brillante, cálido, color inactivo de la luz.
Punto 9 ROJO, color primario (cuerpo, materia). Intermedio, inactivo, el producto de la intensificación del amarillo y el azul.

El Secreto del Eneagrama - Klausbernd Vollmar

De acuerdo con la filosofía sufí los seres humanos tienen nueve expresiones diferentes, los nueve puntos representan todo el arcoiris que da forma a la plenitud de la creación humana. Como en un prisma los matices son variados, así las diversas calidades de energía, color y sombra perfilan cada tipo de personalidad y sus interrelaciones.

Ya sabemos que no hay eneatipos mejores que otros. Todos implican un color de luz, una virtud y una pasión que vivir. Reunidos en el símbolo eneagrámico, cada punto es parte fundamental de un Todo luminoso.


Iana Rivera

Este estudio fue realizado por Iana Rivera. Las fuentes utilizadas para la creación del eneagrama de color fueron:

[1] El Hueco Oscuro del Eneagrama por Judith Searle. 1997 - Traducción al español en Eneagrama2001.

- El Secreto Del Eneagrama - Klausbernd Vollmar
Editorial Edaf 3ª. Edición 2001

- Los Colores del Cristal - Alfonso Colodrón
Terapeuta Gestáltico

- Estudio de Diseño. Guillermo González Ruiz. Emecé Editores.

- News Artes Visuales. Teoría del Color.

Subir

© Personarte.com está asociado a una Licencia Creative Commons con algunos derechos reservados.